Entradas de la Categoría: Pueblos abandonados

Sargentes de la Lora, Burgos

moradillo

Moradillo del Castillo- Sargentes de la Lora

Sargentes de la Lora está situado al norte de la provincia de Burgos, en la comarca de Páramos. El municipio está formado por ocho pueblos, dos de ellos desaparecidos por la emigración y la despoblación. Los otros seis forman un conjunto de localidades con una historia y una belleza a cada cual más particular.

Belchite, Zaragoza

Belchite nocturna

Belchite de noche- Foto de Isaac Baquero Pérez

Es conocido por haber sido escenario de una de las batallas simbólicas de la Guerra Civil Española en el año 1937, “La Batalla de Belchite”. Como consecuencia de los enfrentamientos, el pueblo fue destruido. Casi todos los edificios quedaron inutilizables.

Cuando terminó la guerra civil, Francisco Franco en vez de reconstruirlo, decidió crear un nuevo pueblo, conocido con el nombre de BELCHITE NUEVO.

Granadilla, Cáceres

Granadilla- Castillo-Foto8

Castillo de Granadilla

Sus tierras fueron conquistadas y reconquistadas por árabes y cristianos, y finalmente pasaron a depender de la Casa de Alba.

Argusino, Zamora

 

Argusino antiguo

Argusino, es un municipio de Zamora que tras la construcción de la presa de Almendra quedó bajo las aguas, el 17 de Septiembre de 1967. En la fecha del desalojo el pueblo contaba con alrededor de 300 habitantes. Rara vez, es posible ver algunos restos del pueblo, sólamente cuando el agua del embalse escasea.

Escó

 

 

Escó

Es un pueblo casi deshabitado de Zaragoza, en la comarca de la Jacetania, en Aragón. Se encuentra junto al pantano de Yesa, muy próximo a Sigüés. En el pueblo viven 3 personas,que se dedican al pastoreo. 
Cuando fuimos a visitar el pueblo, pensábamos que estaba completamente deshabitado, pero nos encontramos con Félix que nos dijo que vivía allí, estuvimos un rato hablando con él, nos comentó que se dedicaba al pastoreo, y allí estaba con su perro. También nos comentó que tenía Internet.

Jánovas

Pequeño pueblo de la comarca oscense del Sobrarbe, en el alto Aragón, en la margen derecha del río Ara, vió como sus vecinos tuvieron que desprenderse de sus vivencias y de sus raíces, víctimas de la sinrazón, el abandono, por la construcción de un pantano.

Ya en el año 1917, surgió la idea de la construcción de un embalse, en el cauce del Ara. Durante varias décadas la idea quedó arrinconada…y allá por los años 60, volvió a retomarse la idea, aunque ésta vez si se llevaron a cabo actuaciones.