Villa de Candelaria, Tenerife

Candelaria

Villa de Candelaria

Candelaria es una villa con identidad canaria. Situada en la vertiente sureste de Tenerife, encuentra sus raíces en el hallazgo de la imagen de la Candelaria por los antiguos pobladores, los guanches, hecho que marca la Historia de Canarias. La devoción por la imagen de la Candelaria comienza antes de la conquista de Tenerife y desde entonces, se ha mantenido hasta la actualidad. Aquí se produce el primer encuentro entre la cultura aborigen y la europea y es por ello que, las tradiciones se mantienen vivas. 

El litoral de Candelaria presenta multitud de cantiles, mantos de lava, barrancos, cuevas naturales y playas de arena negra y callao.

Una costa que invita al paseo, a la diversión y disfrute del sol que durante casi todo el año no deja de brillar en esta parte de Tenerife. 

La actividad pesquera se concentra en su puerto, situado a diez minutos a pie de la Basílica. Un entorno singular que mantiene vivo la tradicional labor del  pescador. El Puerto Pesquero de El Pozo, denominado así por el antiguo yacimiento de agua dulce que existía muy cerca de la zona, tuvo gran importancia como puerto de cabotaje hasta bien entrado el siglo XX. Junto con los puertos de Fasnia, El Escobonal y Güímar, se establecieron unas pequeñas líneas de cabotaje, principalmente para transportar las producciones agrícolas. A diferencia de los otros puertos, el de Candelaria destacó por la exportación de barro cocido, artesanía de gran importancia en la zona que tuvo su auge en el siglo XIX. 

El mar, sus cuevas y playas naturales marcan la singularidad de este entorno. Sin embargo, el principal valor de la Villa reside en ser el centro de peregrinaciones más importante del archipiélago. La Virgen de Candelaria, declarada Patrona General, es un punto de referencia al culto mariano.

El visitante debe pasear por sus calles para descubrir su encanto. Por ejemplo, la oferta gastronómica permitirá que disfrute de los sabores del mar.

Sus medianías rurales abren las puertas a la naturaleza permitiendo que el visitante camine por su Red de Senderos.

Las fiestas son otro reclamo para la diversión y el encuentro. Durante casi todo el año existe algún acontecimiento que muestra las tradiciones del pueblo.

PLAZA DE LA PATRONA DE CANARIAS

Abierta al mar, la “Plaza de la Patrona de Canarias” constituye el punto de encuentro para disfrutar de las fiestas y principales eventos de la Villa. En épocas pasadas, siendo aún una inmensa playa de arena negra, también fue usada por la población local como improvisado campo de fútbol o terrero de lucha canaria. La primera plaza fue inaugurada el mismo año que la Basílica, en 1959. La parte artística estuvo a cargo de Alfredo Reyes Darias, artífice también de la “Fuente de los Peregrinos” situada cerca de la puerta principal de entrada a la Basílica y de las antiguas esculturas de piedra de los Reyes Guanches y que aún hoy, se pueden observar en la Avenida de los Menceyes. La última remodelación de la plaza se realizó en 1982, aunque por el contrario, las esculturas de los Reyes Guanches no fueron reemplazadas hasta 1993. 

BASÍLICA DE NTRA. SRA. DE CANDELARIA

Templo concebido para dar culto a la Patrona General del Archipiélago Canario, la Virgen de Candelaria. Declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de “Monumento”, constituye uno de los lugares de encuentro más importantes de los canarios, peregrinos y visitantes.

El actual templo es una construcción moderna ya que la primera, inaugurada en 1672, fue destruida tras un terrible incendio en 1789. Tras varios intentos de reconstrucción, el nuevo santuario se hizo realidad el 1 de febrero de 1959.

Su exterior es moderno, de estilo regionalista y con una mezcla ecléctica  de todos los estilos sucedidos en Canarias, desde el gótico hasta nuestros días. Con una capacidad para unas 5.000 personas, el proyecto fue redactado por el arquitecto Enrique Marrero Regalado. Cuenta con dos torres en la fachada principal de 35 metros y una lateral, a la altura del crucero, de 50 metros que remata un balcón canario. Posee dos puertas de acceso: la principal da al risco de la Magdalena, junto a la “Fuente de los Peregrinos”, y la lateral está paralela a la actual “Plaza de la Patrona de Canarias”.

ERMITA DE SAN BLAS

Ermita de San Blas. jpg

Ermita de San Blas

Lugar significativo en la historia de la Villa de Candelaria. Situada a escasos minutos de la plaza, tras el Convento de los Padres Dominicos, es el lugar más emblemático que posee esta localidad.

LA VIRGEN DE CANDELARIA

Virgen_de_Candelaria

La devoción de los canarios por la Virgen de Candelaria no ha tenido fronteras. A medida que los canarios emigraron y fueron fijando su residencia fuera de la isla, llevaron esta devoción consigo. Un ejemplo se encuentra en Sevilla, donde se tiene constancia que desde 1629 se veneraba esta advocación. De igual forma, los canarios que emigraron a América, llevaron la fe por la imagen. Por esa razón, son muchos los lugares donde hay una Candelaria. Por ejemplo, en Cuba se encuentra el término municipal de La Candelaria en la provincia de Pinar del Rio. En la República Dominicana, la ciudad de Puerto Plata fue fundada con el nombre de “Nuestra Señora de Candelaria”. Entre otros países Honduras, Colombia, Puerto Rico, El Salvador, Chile y en especial Venezuela donde existen numerosos templos y altares, muchos de ellos, costeados por los canarios. También en México se sabe que fue Hernán Cortés quién introdujo la devoción de la Virgen de Candelaria a través de una medalla que llevaba al cuello con dicha efigie. Aún hoy persiste esta devoción en este país, pues existe en el Distrito Federal una parroquia en honor a la Virgen de Candelaria.

ESTATUAS DE LOS MENCEYES GUANCHES

Guanches

Majestuosas estatuas que representan a los antiguos reyes de la isla antes de su conquista por las tropas castellanas en 1496. “Mencey” significa “rey” y así es como denominaba el pueblo “guanche” a su máximo representante. Según una interpretación, la denominación guanche procede de una palabra compuesta por Guan-Achinech  y se podría traducir como “el hombre de la isla”. Es por ello que a los primitivos habitantes de la isla de Tenerife se les llamaba así, a pesar de que tenían su propia organización territorial. Se tiene constancia que antes de la conquista, la isla estaba dividida en nueve demarcaciones territoriales o “menceyatos” : Anaga, Tegueste, Tacoronte, Taoro, Icode, Daute, Adeje, Abona y Güímar. Sin embargo, según cuentan las crónicas, parecen haber sido el menceyato de Güímar y el de Taoro (actual Valle de la Orotava) los más importantes.

En Candelaria es el único lugar en la isla donde se pueden observar, en su conjunto, las nueve esculturas de los Menceyes. Elaboradas en bronce por el reconocido escultor lagunero José Abad, fueron colocadas en la plaza en 1993. El autor de las esculturas en su libro “Los Menceyes guanches de Candelaria”, describe a los reyes de la siguiente manera:

 

ACAYMO (Tacoronte). El poeta Viana puso el nombre de Acaymo al mencey de Tacoronte, que es el denominado el “arrogante Acaymo”; la añepa y el banot son las señales de mando del bravo mencey, con grandes dominios en el prodigioso risco de los guantes tacoronteros, al lado de Guayonje.

 

ADJONA (Abona). El mencey de las tierras sureñas de Abona, para Viana rey esforzado, está representado con su banot guerrero y el cuerno agrícola para que la semilla fructifique en la pródiga tierra. El mencey de Abona dejó descendencia en las bandas del sur, donde algún muchacho o muchacha habrá heredado la mirada del mencey. 

 

AÑATERVE (Güímar). Quizá fuera bueno el mencey de Güímar, donde la celestial Señora ilumina sus playas. Tal vez José Abad tuvo un misterioso aviso y acaso las aves posadas sobra la añepa real simbolizan el posible vuelo del noble cautivo a lejanas tierras…

 

BENCOMO (Taoro). El gran menceyato de Taoro, el más poderoso de los nueve, con su añepa de mando y el arma suprema de la piedra, personifica la valentía y entereza del máximo representante de quien supo morir por la libertad de su pueblo. 

 

BENEHARO (Anaga). Con su añepa de mando, Beneharo de Anaga, así llamado por Viana, mencey de altas tierras, se llamó Don Fernando al ser bautizado; acabó sus días en Gran Canaria, al ser obligado a dejar su isla para morir en la isla de frente, que vieron sus ojos desde que nació.

 

PELICAR (Icod). El Belicar de Viana, llamado tardíamente Pelicar, sin perder su banot guerrero, lleva un ejemplar de la vieja de nuestros mares, de los que ella es la reina. La tradición marinera, esencia del isleño, acompaña el bucio avisador que lleva el Mencey de Icod en su mano derecha. En la cruda realidad histórica, la esclavitud los espera.

 

PELINOR (Adeje). José Abad ha esculpido al fuerte mencey de Adeje, nacido frente al perfil de la Gomera, con su añepa, al arma arrojadiza de la piedra y una rústica mochila; pudo ser hecha del sobrante de un tamarco, cuando manos laboriosas trabajaban la piel de las ovejas. Don Diego de Adeje fue el único mencey que conservó algunas de sus tierras.

 

ROMÉN (Daute). El gran Romén, rey poderoso de Antonio de Viana, que gobernó Daute o Baute en la esquina oeste de la isla, lleva en sus manos el carné de identidad de su gente: la piedra zanata, el posible hilo umbilical que le unía al continente cortado por el mar, tantos siglos atrás.

 

TEGUESTE (Tegueste). No lo podíamos olvidar. Tegueste fue el mencey que Viana rechazó como tal y sólo como señor de su tierra lo aceptó; gobernó un valle fecundo en ganado y Viana lo hace morir en el combate de la Victoria de Acentejo, pero fue el mencey y aquí venció la historia a la poesía; por eso José Abad le ha dejado la añepa real y a falta de tamarco indígena, el escultor lo ha cubierto con un manto, tal vez para arropar su discutida realeza.

Dirección: Plaza de la Patrona,  s/n  38503 Candelaria

CUEVA DE LOS CAMELLOS

Situada al final del paseo de San Blas, fue usada temporalmente por los aborígenes. Se desconoce su nombre guanche sin embargo, se denomina “de los camellos”. Este singular topónimo, conocido sobre todo por los mayores del lugar, se debió a su uso como cuadra para albergar dichos animales. Durante los años 40 varios emigrantes de Fuerteventura alquilaban los camellos para la realización de tareas agrícolas. Popularmente se dice también que esta cueva fue usada por los peregrinos que venían en camello a ver a la Virgen.

ANTIGUO AYUNTAMIENTO DE CANDELARIA

Edificio contiguo a la Basílica. Se accede por la calle Antón Guanche aunque su principal balcón canario se observa desde la plaza, justo encima de la Fuente de los Peregrinos. Fue construido en el siglo XVII como residencia temporal de los regidores de la isla para el disfrute de las fiestas de la virgen. Por esa razón, también es conocido como antigua Casa Cabildo. 

La construcción inicial ha sufrido remodelaciones y ha tenido diferentes usos a lo largo del tiempo: escuela de enseñanza, juzgado, ayuntamiento, etc. Actualmente se usa como sala de exposiciones temporales

FUENTE DE LOS PEREGRINOS

Junto a la entrada principal de la Basílica está situada la Fuente de los Peregrinos. Instalada en 1959, fue obra del artista güimarero Alfredo Reyes Darias. Esta obra destaca por el mosaico que representa a la Virgen de la Candelaria en uno de sus milagros. Como curiosidad, esta fuente fue costeada por los donativos de de las mujeres canarias como muestra de fe hacia la Virgen de Candelaria. 

IGLESIA DE SANTA ANA

La Iglesia de Santa Ana constituye el contrapunto urbano al monumento de la Basílica. Ésta domina el anfiteatro de construcciones más o menos populares, que constituyen el paisaje de fondo de la Plaza de la Patrona de Canarias. Ha sufrido algunas modificaciones y ampliaciones desde que fuera fundada por los vecinos en 1575. Considerada como la iglesia matriz de las parroquias del sureste de Tenerife, posee un rico patrimonio artístico en su interior. Entre otras, la imagen de Santa Ana, patrona del municipio. Es una preciosa talla del siglo XVIII realizada por Miguel Bermejo. Sin embargo, más antiguo es el Cristo Crucificado del siglo XVII tallado en madera y que muestra gran dramatismo dentro del más puro estilo barroco. Entre otras tallas, no podemos dejar de nombrar a la protectora de los pescadores, la Virgen del Carmen.

Dirección: C/Santa Ana s/n. Candelaria.

Teléfono: 922 500 100- Entrada:  Gratuita

Edificio del siglo XVI- Interés artístico. 

CENTRO ALFARERO DE CANDELARIA “CASA DE LAS MIQUELAS”

 Alfareria

El Centro de Alfarería “Casa de las Miquelas” debe su nombre a las dos últimas alfareras del barrio de Santa Ana apodadas “las miquelas”. El centro se encuentra ubicado en una vivienda tradicional que ha sido rehabilitada con el fin de  mostrar y preservar esta tradición.

La alfarería fue la principal industria del municipio de Candelaria, especialmente en los siglos XVIII y principios del XIX. Ésta fue una labor desarrollada por las mujeres y los niños que colaboraban en todas las tareas. En su mayor época de esplendor, la producción de vasijas era de gran calidad llegándose a exportar a la Península Ibérica como a las colonias españolas en América.

El centro consta de tres salas. La primera está dedicada a los oficios tradicionales del pueblo de Candelaria. Además, en esta sala se proyecta un vídeo documental que descubre el proceso de trabajo de las alfareras. Desde la obtención de materia prima para su realización hasta las técnicas que con el tiempo fueron desarrollando; en la segunda sala el visitante encuentra una colección de vasijas y una muestra de la vestimenta tradicional de las antiguas artesanas; el taller se encuentra en la última sala donde el visitante puede contemplar en vivo el singular trabajo de realización de una vasija o comprar una joya hecha a mano decorada con los motivos tradicionales de la alfarería de las islas.

Dirección: C/. Isla de la Gomera, nº7, Santa Ana.  Candelaria

Teléfono: 922 505 216- Entrada: Gratuita

Pertenece a la Red de Calidad de la Fundación Tenerife Rural y posee el sello de calidad turística del SICTED.

Se pueden adquirir vasijas fieles a las de los antepasados junto con otras de nuevas creación inspiradas en modelos de la identidad canaria.

 

PRINCIPALES FIESTAS Y TRADICIONES EN CANDELARIA

Fiestas Candelaria

FEBRERO

El día 2 de febrero se celebra la Festividad de la Virgen de Candelaria que se empezó a celebrar desde 1497 cuando el conquistador de Tenerife, Alonso Fernández de Lugo, celebró la primera Fiesta de las Candelas, coincidiendo ésta, con la Festividad de la Purificación de la Virgen.

CARNAVALES

Tiene lugar en el mes de febrero y destaca por su alegría y color. En el “Encuentro Regional de Murgas” se dan cita los grupos ganadores de los carnavales más importantes de las dos provincias.

JULIO

El Festival de Candelaria se ha convertido en un puente para las jóvenes promesas de la canción, a la vez que, conocidos artistas de ámbito nacional e internacional ofrecen conciertos en la Villa. Tiene lugar durante la primera o segunda semana de julio.

El 16 de julio se celebra la festividad de la Virgen del Carmen, protectora de los pescadores, en Candelaria. Sobresale la embarcación y procesión marítima de la patrona de los pescadores, las verbenas, el baile de magos y pescadores, el festival de boleros o la elección de la reina

AGOSTO

El 14 y 15 de agosto. Celebración de los actos más populares y principales en honor a la Patrona de las Islas Canarias. Esta festividad coincide con la Asunción de la Virgen y con las antiguas celebraciones del “beñesmén”, llevadas a cabo por los guanches, antiguos pobladores de Tenerife, y con motivo de la recolección de sus cosechas. Peregrinos de todos los lugares, recorren a pie grandes distancias hasta llegar a Candelaria. Las tradiciones canarias más arraigadas tienen una cita en estas fechas y Candelaria se viste de color y alegría, con encuentros de lucha canaria y juegos tradicionales. Entre sus actos destacan la aparición de la Virgen a los guanches, el espectáculo de fuegos artificiales, la romería y ofrenda folclórico-floral, entre otros.

Fuente y Fotografías: Oficina de Información Turística ayuntamiento de Candelaria.

También te puede interesar…

Playas de Candelaria, Tenerife

Santa Cruz de Tenerife, Canarias