Tolosa, Gipuzkoa

Tolosa

Tolosa

Tolosa es una villa de gran importancia histórica. La antigua capital de Guipúzcoa fue un lugar de paso importante en la ruta comercial que comunicaba Navarra con los puertos del Cantábrico.

Situada a orillas del río Oria, dista 25 km. de Donostia- San Sebastián, 64 km. de Iruña-Pamplona, y 438 km de Madrid.

Cuenta con una población de 18.096 habitantes.

El casco urbano está emplazado en un llanura formada en la confluencia de los ríos Oria, Araxes y Berastegi. En 1503, Tolosa se quemó por completo y a partir de ese incendio se empezaron a construir los edificios “a cal y canto” con piedra caliza y ladrillo. Anteriormente se usaba básicamente la madera.

Aunque los restos más antiguos se han descubierto en un yacimiento nómada de hace unos 9000 años en el barrio de San Esteban, es en la Era del Hierro, hace 2300 años, cuando surgen los primeros asentamientos sedentarios en los alrededores de Tolosa, siendo estos ganadero-agricultores y no habiendo dudas de que se regían de algún tipo de gobierno o forma administrativa.

En 1307 Fernando IV le concedió a Tolosa el nombramiento de cabeza de los pueblos de la comarca.

La ordenanza más antigua de Tolosa es de 1328, las cuales cambiaron diez años después y sustituidas en 1532, escribiendo las ordenanzas para la organización de todas las Villas. Hay una anécdota de 1463, en la cual un recaudador judío del Rey llamado Gaón vino desde Vitoria intentando recaudar unos impuestos a los tolosarras, de los cuales Enrique II, Sancho IV y los Fueros de Vitoria daban por exentos. Y los tolosarras, ofendidos, defendiendo sus privilegios, mataron al funcionario real Gaón. Hay que decir que en los Fueros se permitía matar a todo aquel que atentara contra sus derechos.

Hasta el XVI las decisiones se tomaban en un concejo abierto entre todos los habitantes, pero a partir de entonces se tomaban por uno formado por siete personas. Además del Alcalde también había otra autoridad muy importante, el Fiel del Concejo de San Juan de Arramele, el cual administrativamente tenía el mismo peso que el alcalde. Los dos podían reunir al Concejo, ambos tenían el sello del Pueblo…

Para ser Fiel había que ser de tolosa y poseer una cantidad mínima previamente fijada de propiedades. El Alcalde se elegía el día de San Miguel y el Fiel diez días antes en la iglesia de San Juan. El Alcalde tenía una legislatura de seis años. Sin embargo, para algunas decisiones importantes, como la elección del vicario de Santa Maria, todos los tolosarras todavía se reunían en concejo abierto.

IGLESIA DE SANTA MARIA  

Iglesia de Santa María

La iglesia original románica ardió en el incendio de 1503, tras lo cual, se planificó la reconstrucción de  esta, pero a falta de dinero en el consistorio para comenzar la obra, no se empezó a construir hasta 1548.  Se puede decir que es de estilo gótico vasco, aunque su fachada sea totalmente barroca. Aunque la construcción del cuerpo principal de la iglesia se hizo entre 1548 y 1643, la fachada fue construida por el arquitecto beasaindarra Martín de Carrera en 1761.  

Pero fue Juan A. De Uzcudun  el arquitecto contratado en 1764 para la realización del atrio de estilo barroco-neoclásico. Sus protagonistas son San Juan Bautista y bajo la portada Santa Maria. Sobre el San Juan aparece el escudo de Tolosa, ya que fue el pueblo de Tolosa que se hizo cargo de los gastos.    

 Es la segunda iglesia más grande de Gipuzkoa, con sus 1630 metros cuadrados de superficie construida. Es de tres naves de la misma altura, separadas por columnas y con un coro sobre un arco bajo en la parte posterior. Toda la iglesia esta cubierta de falsa crucería.

En la entrada lateral derecha se puede observar la portada románico-gótica de la Iglesia de San Esteban, reconstruida en 1918. 

En 1781 sufrió un incendio y se quemó tanto el retablo mayor como los altares laterales salvo el de la Dolorosa. Ello supuso un trabajo de renovación interior que recayó en manos de Silvestre Perez. Suyos son los seis altares neoclásicos actuales. Suya fue la decisión de reforzar las columnas, ya que la esbeltez de las estas daba la impresión de debilidad. En 1829 se colocó en sustitución del retablo un cuadro de inmensas proporciones de la Virgen Maria, obre de Antonio Zabala. En los altares laterales posteriores se ubican las imaginerías de San Juan, San José, San Ignacio y San Antonio todas del artista Jose Piquer . La Virgen del Rosario es de Tane. Cuando desapareció en convento de San Francisco, sus relieves fieros traídos a la parroquia. Son de un valor inestimable, ya que son parte del conjunto escultórico de Bengoetxea.

PALACIO ARANBURU

Palacio Aramburu-Foto3

Este palacio del XVII es un gran ejemplo puro del barroco vasco. Tiene una fachada noble en tres niveles de piedra caliza y rematado en sillería almohadillada. Techo a cuatro aguas guardando el estilo clasicista, simétrico y centrado. Miguel de Aranburu vino a vivir en el en 1662 ala muerte de su padre, el Almirante de la Milicias Guipuzcoanas Pedro de Aranburu. Se educó en la corte de Madrid junto a Juan José de Austria, con el que estuvo posteriormente en la guerra de Portugal. Su escudo de armas preside la fachada. El fue quien en 1696, imprimió por primera vez los Fueros de Gipuzkoa en la imprenta que se hizo construir en los sótanos del palacio. Fue el mejor jurisconsulto que tuvo Gipuzkoa entre sus hombres de leyes, por lo cual consiguió hacerse con el mejor archivo privado de Gipuzkoa (archivo de Zabala). Tras el incendio de Santa Maria, amenazando el archivo municipal que se almacenaba en la sacristía, se decidió recopilarlos junto a este y desde entonces el palacio, además de archivo Municipal es actualmente la Biblioteca y Sala de exposiciones.  

MOLINO Y PARQUE ARQUEOLÓGICO 

Molino y parque

Una escultura de Chillida nos da la bienvenida al Parque Arqueológico. Estos no son los restos de un palacio destruido, ya que este nunca se terminó de construir.  La Señora del Idiakez quiso un palacio en consonancia al poder tanto político como económico que ostentaban, empezando a construirlo en 1530. Pero a la muerte de su marido, su primogénito heredó los títulos y el tesoro. Este era Alonso de Idiaquez, que al estar enamorado de la donostiarra Gracia de Olazábal, dejó la obra sin acabar para construir el convento de San Telmo, donde pidió ser enterrado justo a su esposa, dejando en agua de borrajas el sueño de su madre. Actualmente este convento es el renovado Museo de San Telmo. Bajo estos cimientos se han encontrado los restos de una necrópolis medieval y parte de las murallas que defendían el núcleo urbano.

Aquí se puede distinguir la diferencia de estética entre las murallas defensivas y las de la iglesia, ya que, al no haber espacio entre esta y el río, los muros de la iglesia hacían parte de las defensas. Por eso apenas hay espacio entre el río y las sólidas paredes que hacen las veces de cimientos.    

El moderno edificio que se ve junto al parque es la nueva biblioteca infantil, contraída sobre los cimientos medievales del único molino superviviente de los tres que hubo en el casco urbano. En su primera planta hay una cafetería, en la que parte del suelo está formado de planchas de cristal reforzado, para posibilitar la visión de estos vestigios del XIV, usado por incontables generaciones de villanos tolosarras. Estos cimientos son de lo poco que queda de la época medieval, ya que la inmensa mayoría se encuentra entre el Tinglado y la Iglesia de Santa Maria, pudiendo todavía distinguir las murallas originales. Desde 1858 hasta el 1970 dejó de ser un molino de harina para convertirse en un generador eléctrico para la famosa fábrica de boinas Elosegi ubicado en el solar contiguo. Actualmente se encuentra en el barrio de Amaroz. El molino es otra vez de titularidad municipal desde esta fecha.

AYUNTAMIENTO  

Ayuntamiento-Foto4

Antes de la construcción de este edificio se usaba la casa-torre de Andia como casa consistorial. Fue entre 1657 y 1672 cuando se edificó este ayuntamiento barroco, el cual ha sufrido diversas alteraciones a lo largo de su historia. En un momento llegó a tener otra planta más, pero cuando se renovó, se decidió muy afortunadamente mantener el esquema original. A decir verdad, este esquema se repite en muchos de los ayuntamientos de Gipuzkoa y este piso extra rompía con la estética local. La planta baja porticada es de sillería caliza y las dos planta superiores de ladrillo cocido y dos balcones de forja: el primero corrido y en el segundo piso individuales.

En los costados del edificio se uso sillería caliza y en la fachada ladrillo de la Tejería de Tolosa, el cual veremos su uso en varias ocasiones durante la visita al casco antiguo. 

En el medioevo no existía ayuntamiento, ya que fue a partir del incendio que planteó la construcción de este, aprovechando de dos solares medievales para el propio edificio y de tres más para la creación de una plaza para uso como mercado. Hay que saber que Tolosa no disponía de una plaza en condiciones ya que hasta la fecha se usó la modesta Plaza de Verdura, que había quedado muy pequeña para toda la afluencia de mercaderes y clientes que se reunían en el.

PALACIO DE IDIAQUEZ 

Palacio Idiaquez

Se asienta junto al Camino Real de Navarra y al principio del Puente de Navarra, en un solar de los más antiguos de Tolosa, sustituyendo a la Casa-Torre primigenia de los Idiaquez. Este palacio barroco de 1605-1619 luce una fachada noble de tres alturas de sillería en caliza, que cierra la Plaza Vieja. Como su escudo de armas, el cual es el original, está en muy buen estado de conservación, ya que apenas ha necesitado ninguna restauración. En aquel viejo palacio nació Alonso de Idiaquez, Secretario de Estado de Carlos V, Caballero de la Orden De Santiago, quien participo en la guerra contra los turcos en 1547. Los Ilustres personajes provenientes de Navarra solían pernoctar en este palacio, ya que Tolosa era la última parada antes de cruzar la frontera francesa.

En cambio, la fachada del río, está edificada sobre la antigua muralla defensiva original, con forma de sierra escalonada. Esta técnica posibilita el aprovechamiento de la superficie habitable que quedaría sobre el río. Su primera planta es de caliza mientras que las dos superiores son de ladrillo. Aparte que el ladrillo era más barato, usándolo aligeraban el peso de estos muros.

Tolosa, además de estar amurallado, estaba rodeado de agua, por lo que quedaba muy bien protegido de cualquier ataque. Como su río es muy ancho y de bastante caudal, no era fácil atacar de una orilla a otra, por lo que justificaba el uso de ladrillo, a pesar de no ser tan duro ni resistente. Aunque, hay que tener en cuenta que, a partir de 1600 los arquitectos no centraban sus proyectos en utilidades defensivas, ya que no era tan necesario como en épocas anteriores.

Aquí vivó el afamado fabulista Félix Samaniego, en 1775 fue nombrado alcalde de Tolosa y durante su mandato se reunían en este palacio. Posteriormente se convirtió en el Casino de Tolosa, convirtiéndose en el punto de encuentro de la nueva burguesía industrial. Actualmente es una sociedad gastronómica privada pero se pueden alquilar los salones del piso superior para bodas, bailes de salón, teatro y diferentes actividades.

PUENTE DE NAVARRA

Puente Navarra

Desde aquí se puede ver muy bien la entrada de agua por canal del molino

El puente de Navarra es de origen medieval, pero a través de la historia ha sufrido diferentes modificaciones y ampliaciones. Pero se cree que ya era de piedra en el XIII. Era más estrecho, de un solo carril el cual se ensancho posteriormente para hacerlo de dos sentidos. Originariamente tenía tres arcos, ya que el más próximo al convento de Santa Clara es más actual. Desde el Tinglado se puede observar muy bien la diferencia entre el puente original y la ampliación posterior aguas. Este es uno de los puentes que atravesaba el Oria cuando era un pueblo fortificado, que daba acceso a una de las cinco puertas que hubo en ese momento: la Puerta de Navarra. Cruzándolo se subía hacia Francia por la calle Emperador (llamada así por Carlos V) y se bajaba por la calle Mayor si venía de Francia hacia Navarra.  

TINGLADO  

La plaza del Tinglado antiguo se construyó en el XVIII sobre vigas de de madera ganándole terreno sobre el río, pero entre tantas humedades e inundaciones terminó pudriéndose y acabó en ruinas durante algunas décadas. Por esta razón el nombre por el que todavía se conoce popularmente a esta plaza es el de Zerkausi, del euskera, zerka = cerca y ausia = destrozada. Fue en 1998 cuando se edificó la actual, usando las técnicas más modernas de la época, con vigas de metal y hormigón, siendo una de las primeras de este tipo en Gipuzkoa. Se ha remodelado en varias ocasiones; la última en 2006.

En el suelo hay dispuestas varias láminas de cristal siguiendo el curso de la antigua muralla todavía existente, para no olvidar su peculiar situación y origen. También se pueden observar el la planta baja los bateles o traineras del equipo tolosarra, ya que se utiliza como embarcadero. Este tipo de embarcaciones eran utilizados antaño para la caza de ballenas pero, como parte del río era navegable, hace de Tolosa es el único pueblo del interior que tiene un equipo de remeros. También ha facilitado el hecho de haber trasladado la presa desde el puente de Navarra a la altura del Molino, ya que al subir 80cm. más el nivel del caudal ahora se pueden recorrer 1500m.

Plaza Tinglado

Todos los sábados se celebra el  afamado mercado de Tolosa, en el que todos los caseros y artesanos de la comarca se reúnen para la venta de sus productos gastronómicos de temporada tanto frescos como elaborados. Para ellos se construyo un recinto cerrado ovalado de cristal, incluido un sistema de calefacción, para los fríos inviernos. Tolosa, al ser un cruce de caminos de tres reinos, lo convirtió en un núcleo mercantil de primer orden y actualmente sigue manteniendo ese carácter comercial. Hay que tener en cuenta que Tolosa fue el primer centro comercial del interior. El medioevo era el ayuntamiento el que limitaba y fijaba las reglas de compraventa. Toda venta había de hacerse en la Alhóndiga y el molino, hornos y tejerías eran municipales. Así pues, todo había de comprarse intramuros, por lo que no se permití la compra de ningún producto fuera de Tolosa. Tampoco se podía comprar vino sin permiso municipal. El ganado tenía que ser despiezado en lugares públicos, las carnicerías eran del pueblo y habían de ser vendidas en pública subasta. La cantidad de tabernas estaba limitada: siete en 1790 y ocho en 1815. También era responsabilidad del ayuntamiento el fijar los sueldos de cada empleado según oficio. A mediados de XVIII empezó lentamente la liberación del comercio.

Hasta hace muy poco, Tolosa vivía de espaldas al río, ya que al ser uno de los pueblos de mayor producción de papel de España, además de otras industrias, llegó ha ser el más contaminado de Europa. Pero actualmente la situación a cambiado mucho, de hecho, los tolosarras han hecho un gran trabajo de recuperación y conservación. Originalmente no tenía una terraza, pero en la última remodelación se pensó recuperar este espacio para el disfrute de las vistas del monte Uzturre, el mítico Txindoki, el Oria y  los alrededores, facilitando el acceso con escaleras y ascensores. Desde aquí se puede observar el convento de clausura de las Clarisas, quedando este, como también los franciscanos, extramuros, ya que la Villa en si estaba reservado para los civiles.

En las laderas del monte Uzturre, en un emplazamiento privilegiado, se sitúa la ermita de la Virgen de Izaskun.

Convento Santa Clara

 

CONVENTO DE CLAUSURA DE SANTA CLARA 

Convento interior

Convento interior

Se construyó en 1666 y su iglesia entre 1711-1746. Fueron Miguel Perez de Mendiola e Iturriza y su mujer Magdalena de Unanue quienes donaron su palacio de Iturritza y otra casa-torre a la orden de las clarisas en 1612, pero también recibirían donaciones de los indianos para realizar esta gran construcción, por ejemplo Juan de Urrutia y Joaquin de Zabaletarena. Hasta la finalización de la obra, la orden residió en el palacio de Iturritza, siendo esta la casa del matrimonio Mendiola – Unanue. La iglesia de estilo barroco es obra de Ignacio Ibero, de planta en cruz y retablo mayor barroco diseñado por el mismo arquitecto. Fue contratado en 1744. Esta iglesia es muy conocida por su fantástica acústica. Durante los Certámenes Internacionales de Masas Corales, son muchos los que piden poder cantar en ella, aunque sea fuera de concurso.  

En la Guerra de la Independencia y durante las Guerras Carlistas fue hospital militar. Hace unos años se excavaron unas fosas comunes de solados, víctimas de las contiendas. 

 

PUERTA DE CASTILLA 

Puerta de Castilla

Puerta de Castilla

La puerta actual es del XVII. Era la entrada obligatoria del Camino Real de Castilla en la Villa y hacía parte de la muralla. Posteriormente se embellezó la fachada con almohadillones de caliza de un marcado estilo neoclásico. Hizo parte de las Escuelas Pías durante más de 100 años, pero al derribarse estas quedó como elemento exento. Frete e esta se encuentra la plaza del Triangulo. Anteriormente tenía una forma triangular mucho más marcada (en piedra arenisca) ya que donde antes pasaba el Camino Real ahora hace parte de este gran espacio público.

Por esta puerta accedías a la calle Correo, sentido obligatorio para ir a Francia y por la calle Herreros se bajaba a Castilla desde el país franco.

Escultura de Oteiza

En medio de la plaza está expuesta de forma permanente la escultura de Jorge Oteiza, queriendo representar las entradas o puertas a las dos Tolosas, la Vieja, amurallada, comercial y protegida y la Nueva, industrial, moderna y abierta. 

CONVENTO DE SAN FRANCISCO 

Convento de San Francisco

Es un edificio de finales de XVI, pero la iglesia que podemos observar actualmente es lo único que queda del convento original, la que en su momento estuvo adosada a este. Se puede decir que es de estilo renacentista, diseñado por el fraile-arquitecto Miguel Aranburu, gracias a la donación de Pedro de Mendizorrotz en 1587. De fachada severa y exenta de campanario.   

En su interior, esta cubierto por una bóveda de cañón, la cúpula pintada por Pablo Uranga pero siendo el indiscutible protagonista el fantástico retablo renacentista acabado  por el gran Ambrosio de Bengoetxea en 1615. También es de admirar el posterior añadido en la parte alta del retablo. 

La hija de Lope de Idiakez, Isabel, se casó con el bilbaíno  Almirante de Rekalde y cuando enviudó, ayudó en la edificación del convento. De hecho, llegó a ser una escuela de arte y teología.

CASA DE CULTURA ANTONIO Mª LABAIEN

Casa Cultura AntonioEste edificio de estilo neoclásico isabelino de XIX sustituye a la que fue la muralla de Tolosa, por lo que corta el paso sur de muchas calles de la parte vieja de la villa. En los años 80 re renovó por completo, acondicionándola como casa de cultura.   

Entre 1844 y 1854, tras el incendio fortuito de San Sebastián por los franceses, Tolosa fue proclamada Capital de Gipuzkoa. Esa fue su utilidad primigenia, la de ser la Diputación Foral de Gipuzkoa. Las obras empezaron en 1844, pero finalizaron en 1856, cuando San Sebastián hacía ya dos años que había recuperado la capitalidad. Pero Tolosa ostento la capitalidad de Gipuzkoa durante diez años.

 

RONDILLA KALEA 

La calle que actualmente conocemos como Rondilla, en su momento fue el riachuelo Erretengibel, que se unía con el Oria. Pero en época medieval fue dragado y profundizado para hacer de él un verdadero foso protector, haciendo de Tolosa la isla amurallada de antaño. Pero con el tiempo, el casco urbano se quedó muy pequeño para la gran cantidad de habitantes que poseía la villa y las defensas empezaron a perder importancia, así que se cegó este tramo, se secó, se canalizó y se cubrió de tierra, haciendo de el río Erretengibel la calle Rondilla, bajo la cual todavía corre canalizado el antiguo riachuelo. Así se pudieron aprovechar las huertas al otro lado de la antigua orilla para ampliar el congestionado núcleo urbano. 

PLAZA EUSKAL HERRIA Y PALACIO DE JUSTICIA 

El palacio de Justicia es el primer edificio en ser construido tras la creación de la calle Rondilla y a su alrededor, se creó posteriormente la Plaza Euskal Herria, plaza neoclásica perfectamente cuadrada de 50 m de lado. En las galerías porticadas, se encuentran expuestas, cubriendo sus techos, pinturas de artistas vascos (Iñaki Epelde, Jose Luis Longaron, Koldo Jauregi y Jose Mari Hernández). Como hemos mencionado anteriormente, todo edificio y construcción militar o religioso quedaba relegado fuera del casco urbano

Fue en 1853 cuando los arquitectos locales Unanue y Eskoriatza diseñaron y construyeron este Palacio de Justicia, que a pesar de ser inseparable de la propia plaza, se aprecia a primera vista la diferencia de estilo con el resto del coso. El pórtico en arquería del Palacio se diferencia de las galerías dinteladas; a pesar de tener todo el perímetro la misma altura, el palacio tiene dos plantas mientras el resto tiene tres; además, destaca el trabajo en cantería de los costados y su reloj en forma de pequeño campanario, decorado con un relieve de la balanza de la justicia. De este modo se adivina cual es el edificio más sobresaliente de la plaza.

Estando preso en los calabozos de este palacio el bardo y poeta vasco Jose Maria Iparragirre,  escribió un famoso y emotivo zortziko dedicado a su madre: “Nire Amak baleki” (Si mi madre supiese). Durante el franquismo fue Cuartel de la Guardia Civil.

Casa Titere-Foto9

Hoy día se ubica el Centro Internacional del Títere de Tolosa. Único centro integral del universo de la marioneta y el títere de Europa, con 3.600 m cuadrados de superficie. Consta de un museo permanente además de una sala de exposiciones temporales de 200m2, un amplísimo archivo documental, residencia para investigadores, teatro-centro de conferencias multidisciplinar para 250 personas, taller de marionetas, bar-ambigú y 2 amplias salas adaptadas para los ensayos de los orfeones y grupos corales. Hasta hace poco, esta plaza se usaba como zona de parking. En los tradicionales mercados del sábado, esta plaza reúne a los comerciantes venidos de fuera de la comarca. 

PLAZA NUEVA

Plaza Nueva

La Plaza Nueva fue la última en constituirse en el casco antiguo y fue centro neurálgico de las fiestas populares durante muchos años. Antes de fundar la actual plaza de toros, esta hacía las veces de coso taurino mientras la banda de música tocaba en el quiosco situada en el centro de esta. El edificio conocido actualmente como Abastos, llegó a ser Ayuntamiento durante un tiempo, aunque su función era de mercado diario de los alimentos de consumo local. Tras una gran reforma y restauración, actualmente tiene su uso como guardería municipal.

CASA LAPATZA

Casa Lapatza

Esta antigua casa de cuatro plantas era de una familia de artesanos-comerciantes, pero se denota la importancia y poder que tuvieron, especialmente, en sus dos primeras plantas nobles, edificadas con piedra caliza en sillería. Aquí también se puede observar el típico ladrillo rojo tolosarra, combinado con la estructura en madera de los dos pisos superiores dedicados al servicio.

 

 

PALACIO DE ITURRITZA  

Palacio Iturritza

En este palacio construido a finales del XVI en un solar medieval vivieron Miguel de Mendiola y Magdalena de Unanue, cuyos escudos de armas lucen la fachada a ambos lados de la balaustrada. En este edificio de tres plantas, de base y laterales de piedra caliza, seguimos viendo los omnipresentes ladrillos municipales. Además, posee un alero trabajado y una argolla para atar las bestias domésticas junto a la imponente puerta de entrada.   

Por iniciativa de los dueños, desde 1612 a 1666 fue residencia de las Clarisas, durante la construcción del actual convento. Posteriormente fue vendido como viviendas particulares. 

 

 

 

PLAZA VERDURA o PLAZA CRISTALES 

Plaza Verdura

Esta plaza siempre ha sido una zona de mercado, pero la cubierta de cristal y hierro fue contruida a la vez que el actual Zerkausi, hacia 1899. De esta manera, se doto de un lugar cubierto al amparo del lluvioso clima de Tolosaldea. La superficie ajedrezada se añadió posteriormente.

Flanqueando ambos costados, sobre cada arco, se pueden ver numerados los antiguos puestos de los mercaderes y comerciantes. 

Hacia el centro de la plaza, en homenaje por parte del ayuntamiento, se encuentra situada un busto de Ramos Azcarate, que aunque era zapatero de profesión, era muy conocido por sus dotes de poeta y famoso como bertsolari de la vieja escuela. Era la sal de todas las “parrandas”.

En la calle Mayor todavía se pueden distinguir los antiguos edificios de humildes artesanos y comerciantes, que a pesar de tener los bajos de caliza, las plantas superiores eran todas de ladrillo. 

 

CASA-TORRE DE ANDIA

Casa Torre

En la calle Mayor 17 se ubicaba la casa-torre del llamado Rey de Gipuzkoa, Domenjon Gonzalez de Andia, que llegó a ser alcalde de Tolosa. Hasta la construcción del actual ayuntamiento, este hizo de lugar de reunión del concejo municipal. De este palacio solo quedan las gárgolas y el escudo de armas que todavía se pueden observar en la fachada del nuevo edificio.

 

 

 

 

PALACIO DE ATODO  

Palacio de Atodo

Es un palacio renacentista ubicado en un costado la entrada norte de la calle Mayor. Construido en el XVI, de fachada de tres plantas en sillería, posee unas balconadas en forja en la primera planta y una segunda con 20 vanos arqueados idénticos. Posee un doble alero sobre unos muy trabajados modillones.   Hay algunos historiadores que parejan el tamaño de los aleros de las casa con el poder de las familias que los habitaban, por lo que se podría decir que estos fueron muy influyentes en la vida de esta Villa, pero estas son solo hipótesis. Mas si es verdad que la familia Atodo mantenía unos lazos muy cercanos con la alta nobleza y que insignes personajes de alta alcurnia y gran poder fueron recibidos  como huéspedes entre sus muros. Solo hay que ver las ebtradas a las dos caballerizas de su fachada, una de la propia familia de Atodo y la otra para caballos de refresco de los correos de la familia Real. Era el palacio de Fermín de  Atodo, Capitán de los Tercios de Tolosa y embajador de Felipe II en Roma, además de Caballero de San Pedro y San Pablo, por defender la fe cristiana contra los otomanos. Su artístico escudo de armas consta de dos infantes sosteniendo un león.   Su origen se sitúa en Bidania.

Agradecimiento a Brian Cullen Bruneval de Tolosaldea Tour  por la información y fotografías facilitadas.

Tolosaldea Tour

Andre Maria Plaza 1, 20400 Tolosa (Gipuzkoa)

943 697 413 fax.943 676 213

También te puede interesar…

Ordizia, Gipuzkoa