Posidonia oceánica, Ibiza- Eivissa, Islas Baleares

 Vista de una cala con barcos - FU - XP

Ibiza es conocida en todo el mundo por la belleza de sus playas y por la transparencia de sus aguas.

Posidonia oceánica, es una pradera de algas submarinas endémica del Mediterráneo, que contribuye a la acumulación de arena en los fondos marinos favoreciendo la transparencia de las aguas. Su carácter protector del entorno donde habita esta planta también incluye otros beneficios, como la absorción de una gran cantidad de CO2 o la filtración de las impurezas del mar. Además, una vez muere continúa depositándose en las playas conservando de forma natural la arena de las mismas.

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, estas praderas milenarias también forman parte de la directiva europea Hábitat y se pueden encontrar en un número importante de espacios marinos pertenecientes a la Red Natura 2000.

Posidonia - FU - MSF

Numerosas especies vegetales y animales encuentran en estas praderas marinas un espacio de protección y una fuente de alimentación. Tanto es así que entornos como la zona ibicenca del parque de Ses Salines, constituyen un marco único de belleza y estudio gracias a sus numerosos ecosistemas protegidos por esta planta. Playas como Ses Salines, Es Cavallet o Es Codolar son representativas de ese entorno idílico favorecido por la Posidonia, que las preserva frente a la erosión de las olas.

El impresionante color de sus aguas, los paisajes marinos que forma y la diversidad de hábitats de este entorno, invitan a locales y visitantes a conservar este tesoro natural con una actitud de concienciación y sostenibilidad.

El Consell de Ibiza ha puesto en marcha una guía de fondeo responsable para la conservación de este patrimonio submarino.

Para todos aquellos que año a año disfrutan de la navegación en aguas Pitiusas, el Consell d’Eivissa creó en 2016 una guía con las normas básicas para practicar un fondeo responsable. Es bien sabido que en Baleares está prohibido fondear sobre las praderas de Posidonia, ya que en muchos casos las anclas de los barcos pueden arrancar o dañar esta planta.

Fuente y fotografías: Ibiza Travel- Promotourist